miércoles, 3 de mayo de 2017

Una Exposición de Las Siete Edades De La Iglesia



"...Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último; y el que vivo, y estuve muerto; más he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades. Escribe las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después de estas.

El misterio de las siete estrellas que has visto en mi diestra, y de los siete candeleros de oro: las siete
estrellas son los ángeles de las siete iglesias, y los siete candeleros que has visto, son las siete iglesias..."  APOCALIPSIS 1:17-20


Pensé en compartir y ayudar a distribuir por este medio este hermoso libro, una obra de nuestro hermano Branham, una obra llena de bendición para la Novia de Jesucristo...

Aunque ya esta en muchos sitios espero pueda ser de bendición para alguien.
Bendiciones y saludos... Shalom Novia de Jesucristo.


El Perdón... William Marrion Branham

   
 
   Había un hombre y una mujer, esposo y esposa que se estaban separando. Y ellos intentaron reconciliarse; fueron al siquiatra para ver si él podía compaginar sus mentes, pero él no pudo. Acudieron a cuanta cosa les vino a la mente, para procurar permanecer juntos, pero sólo discutían y continuamente estaban divididos. Y sencillamente no se soportaban el uno al otro, y no toleraban estar en la presencia el uno del otro, y terminaban discutiendo. Por lo tanto, decidieron en el divorcio.

   Entonces contrataron un abogado, para que les consiguiera el divorcio. Y él dijo: "Ahora, antes de que lo hagamos", dijo, "venderemos la casa". Y dijo: "Más vale que vayan y se repartan las cosas antes que reciban el divorcio, y se venda la casa".
Así es que el esposo y la esposa se fueron juntos. Fueron a la casa. Y entraron en la sala, y ella dijo: "Yo me quedaré con esto".
Y él dijo: "¡Yo me quedaré con esto!".

   Y discutieron, y se gritaron, portándose así el uno contra el otro. Después de un rato, decían: "Bueno, te doy esto si aceptas esto". Muy bien, eso continuó por un rato. Entonces entraron a la sala y a diferentes lugares, y a la cocina, y a la recámara. Así se repartieron las cosas.

   Y finalmente recordaron que había algunas cosas en el desván. Entonces subieron al desván y sacaron un viejo baúl. Y empezaron a sacar diferentes cosas, decían: "Quédate con esto, y quédate tú con esto". Y finalmente, ambos fijaron sus ojos en un pequeño objeto, y ambos lo agarraron. Y se miraron el uno al otro. ¿Qué era? Un par de zapatitos blancos, que pertenecieron a un bebé que había muerto. Era parte de los dos. Allí, con sus manos firmemente aferradas así sobre los zapatos de este bebé. . . 

   Realmente ¿a quién le pertenecían? ¿De quién eran? Les pertenecían a ambos. Ellos tenían cosas en común.
A los pocos momentos, mirándose el uno al otro, lágrimas comenzaron a rodar por sus mejillas. ¿Qué era? Podían repartir todo lo demás, excepto cuando llegaron a algo que tenían en común: el niño (y él estaba en el Cielo), entonces la pelea terminó. Pasados unos minutos estaban abrazados. El divorcio terminó; la paz reinó.

   Y hermanos, permítanme decirles esto en esta noche. No buscamos que ustedes se unan a una iglesia. Pero sí estoy pidiéndoles esto: Hay una cosa que tenemos en común, es a Jesucristo. Él es aquello en común para nosotros. No todos podemos ser bautistas; no todos podemos ser metodistas; no todos podemos ser unitarios, o de tres, o lo que sea; no podemos ser eso. Pero hay una cosa que tenemos en común, ésa es el ofrecimiento del perdón de Dios: Su Hijo, Jesucristo. Nosotros tenemos todas las cosas en Él.

   Pero eso es lo primero que debemos aceptar. Luego podemos obtener otras cosas, una vez que aceptamos el perdón que Dios nos ha ofrecido. Y eso no será a través de nuestro sistema educacional, o a través de nuestro sistema denominacional, sino que será por medio de la Sangre de Jesucristo. Todos podemos reunirnos allí bajo la cruz y ser uno y tener cosas en común. ¿Creen ustedes eso? (La congregación dice: "Amén") Inclinemos nuestros rostros por un momento mientras oramos.



*porción tomada del Mensaje "Perdón" 63-1028



MENSAJE "Bálsamo En Galaad" por el hermano William Marrion Branham

"...Hay Bálsamo en Galaad. No hay necesidad de que la hija de la Iglesia de Dios esté postrada enferma con pecado. No hay necesidad de ...